0% cargado
15 septiembre, 2017

HERRAMIENTAS PROFESIONALES VS DERECHO A LA INTIMIDAD

Es frecuente al incorporarse a un nuevo puesto de trabajo, que la empresa deje a vuestra disposición material para poder desarrollar vuestra actividad profesional, como puede ser un teléfono móvil, un ordenador, un vehículo, etc.

La entrega de éste material y el uso que el empleado hace de las herramientas de trabajo, puede originar conflicto entre el derecho del empleado a su intimidad y el derecho del empleador al control de uso de los mismos. Para evitar problemas futuros es necesario realizar con carácter previo:

    1. Comunicar al empleado el tipo de uso que le puede dar al material, es decir, el empresario está obligado a determinar la utilización parcial o absoluta del material a la actividad profesional.
    2. Informar, en su caso, los métodos que se van a emplear para controlar el buen uso de las herramientas de trabajo, como pueden ser, revisión de las facturas de teléfono, revisión de los correo electrónico de la cuenta de la empresa, la instalación de un GPS al vehículo de la empresa. Todos estos métodos de control son válidos siempre y cuando el empleado tenga conocimiento de ello y conozca los métodos que puede utilizar la empresa para la revisión de los mismos.
    3. Por último, es imprescindible indicar las posibles sanciones que puedan derivarse de la mala utilización del material.

 

 

CONTOL EMPRESARIAL VEHICULO EMPRESA, GPS VEHICULO EMPRESA

 

Para vislumbrar la importancia que tiene que el empleado sea conocedor de lo anteriormente referenciado, comentaremos la Sentencia 12 de enero de 2016 dictada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el conocido caso Barbulescu contra Rumania:

El Sr. Barbulescu fue contratado en el año 2004 como encargado de ventas en una empresa privada. Su primer encargo fue crear una cuenta de Yahoo Messenger para facilitar a los clientes el contacto con la empresa.

Tres años más tarde, en julio de 2007 la empresa comunicó a sus trabajadores que un compañero había sido despedido por utilizar para fines personales los materiales de empresa y apenas una semana más tarde, la empresa le informa de que ha revisado sus comunicaciones realizadas mediante la cuenta de Yahoo Messenger y encontraron conversaciones personales por lo que en el mes de agosto de 2007 resolvieron su contrato por incumplimiento del reglamento interno de la empresa.

En Septiembre de 2007, el Tribunal de Bucarset resuelve en primera instancia que, los empleados tenían pleno conocimiento de que el uso de Internet de la empresa era de uso exclusivo profesional y que el empresario había cumplido con los procedimientos de resolución de contrato de trabajo establecido en Código del Trabajo.

En Apelación, se desestimó el recurso porque entiende que el proceder del empresario se encontraba ajustado a derecho, que los empleados ya conocían las consecuencias del mal uso de las herramientas de trabajo y que el método de control utilizado por el empleador es el único que se puede realizar para confirmar la correcta utilización de los mismos.

Es finalmente en Sentencia de 5 de septiembre de 2017 TEDH revisando la Sentencia de 12 de enero de 2016 anteriormente referenciada que resuelve, que se ha producido una vulneración del artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos denominado Derecho al respeto a la vida privada y familiar, cuyo contenido literal es,

  1. "Toda persona tiene derecho al respeto de su vida privada y familiar, de su domicilio y de su correspondencia.
  2. No podrá haber injerencia de la autoridad pública en el ejercicio de este derecho sino en tanto en cuanto esta injerencia esté prevista por la ley y constituya una medida que, en una sociedad democrática, sea necesaria para la seguridad nacional, la seguridad pública, el bienestar económico del país, la defensa del orden y la prevención de las infracciones penales, la protección de la salud o de la moral, o la protección de los derechos y las libertades de los demás.”

Dicha Sentencia concluye que en este caso se ve vulnerado el artículo 8 de Convenio estableciendo que “El derecho al respeto de la vida privada y a la intimidad de la correspondencia, continúa existiendo, incluso si éstos pueden restringirse en la medida en que resulte necesario.”

Asimismo, establece que las comunicaciones por parte del empleador no se han realizado correctamente, puesto que deben de informar de los métodos de control previamente a la utilización de éstos.

Por todo lo expuesto llegamos a la conclusión de que para evitar que vulneren el derecho a la intimidad es necesario que se comunique con carácter previo el correcto uso de las herramientas profesionales, los métodos de control que se van a emplear para asegurar el correcto uso del material profesional y las posibles sanciones que pueden derivar del uso del mismo.

¿Compartimos?
Volver al blog
Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Si quieres estar al día de noticias relacionadas con el despacho y el sector de la abogacía, suscríbete a nuestro boletín de noticias.

Suscríbete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Certerum Abogados. Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Hecho con por bilnea