0% cargado
8 noviembre, 2016

PROGRAMAS DE PREVENCIÓN DE DELITOS

En este artículo vamos a poner de manifiesto la esfera que rodea a los Programas de Prevención de Delitos, exponiendo de forma breve sus finalidades y sus características para que sean una adecuada herramienta de buen gobierno corporativo.

RESPONSABILIDAD PENAL DE LAS PERSONAS JURÍDICAS

Pues bien, para centrarnos un poco debemos tener presente que las personas jurídicas pueden ser penalmente responsables, es decir, pueden ser condenadas por la comisión de un delito, siéndoles aplicables las siguientes penas:

  • Multas por cuotas o proporcionalidad.
  • Disolución de la persona jurídica.
  • Suspensión de sus actividades por un plazo que no exceda de 5 años.
  • Clausura de los locales y establecimientos por un plazo que no exceda de 5 años.
  • Prohibición, temporal o definitiva, de realizar actividades en cuyo ejercicio se hubiera cometido, favorecido o encubierto el delito.
  • Inhabilitación para obtener ayudas y subvenciones, contratar con el sector público, gozar de beneficios fiscales o de la Seguridad Social, por un plazo que no exceda de 5 años.
  • Intervención judicial para salvaguardar los derechos de los trabajadores o de los acreedores por el tiempo necesario, que no exceda de 5 años.

cierre empresa condena

Los delitos que puede cometer una persona jurídica se encuentran tipificados en el Código Penal, entre los que podemos destacar:

  • Estafas.
  • Alzamientos de bienes y concursos punibles.
  • Delitos contra la propiedad intelectual e industrial.
  • Descubrimiento y revelación de secretos de empresa.
  • Publicidad engañosa.
  • Facturación fraudulenta.
  • Blanqueo de capitales.
  • Delitos contra la Hacienda Pública y Seguridad Social.
  • Delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente.
  • Cohecho.
  • Tráfico de influencias.

Y se podrá atribuir responsabilidad penal a una corporación tanto por delitos cometidos por sus representantes legales o administradores, como por algún trabajador, en caso de que sea por cuenta y beneficio de la corporación. En el caso de los trabajadores, deberá existir una falta de control por parte de los representantes legales o administradores.

¿CÓMO EVITAR ESA RESPONSABILIDAD?

Hasta aquí todo malas noticias, pero en pro del buen gobierno corporativo, el Código Penal nos trae una solución para lograr salir airosos de todo lo anterior, los Programas de Prevención de Delitos, que podrán ser una eximente o una atenuante frente a un posible enjuiciamiento por la comisión de un delito en el seno de la corporación.

Estos programas deben materializar un debido control y una cultura de cumplimiento en la corporación, lo que implicará:

  • Que el órgano de administración establezca, eficazmente, un modelo de organización y gestión que incluya medidas de vigilancia y control, idóneas, para prevenir delitos.
  • Que la supervisión del modelo se atribuya a un órgano de la corporación con autonomía para desempeñar sus funciones.
  • Que se identifiquen las actividades de la corporación que puedan ser foco de delitos.
  • Que se establezcan protocolos o procedimientos que concreten el proceso de formación de la voluntad de la persona jurídica, sobre las decisiones y su ejecución respecto de los protocolos.
  • Que se implanten modelos de gestión de recursos financieros adecuados para impedir que se cometan delitos que pueden ser prevenidos.
  • Que se cree un canal de denuncias con la obligación de informar de los posibles riesgos e incumplimientos del Programa de Prevención de Delitos.
  • Que se establezca un sistema disciplinario para que sancionar los incumplimientos del Programa de Prevención de Delitos.
  • Que este Programa se verifique de forma periódica, cuando existan infracciones o cambios de relevancia.

Hay que destacar que, para corporaciones que puedan presentar cuenta de pérdidas y ganancias abreviada, las funciones de supervisión del funcionamiento y cumplimiento de Programa de Prevención de Delitos podrán ser asumidas directamente por el órgano de administración. Pero esto significa que el órgano de administración tenga aún más responsabilidad, ya que por el art. 31 del CP puede ser criminalmente responsable de delitos producidos en la entidad o persona en cuyo nombre o representación obre, y además, por el art. 11 del mismo cuerpo legal cabe la generalidad de la comisión por omisión en caso de estar obligado a actuar.

administrador responsable

Con todo esto se nos plantean dos escenarios, el primero de ellos en el que una corporación decide no implementar un Programa de Prevención Penal, que por sí sola no entraña ilicitud alguna, pero llegado el caso de estar inmersa en un proceso judicial, será vista como un ente alejado del buen gobierno corporativo, que es responsable por no llevar a cabo un debido control y actuar al margen de una cultura de cumplimiento; y el segundo escenario, una corporación que decide implantar un adecuado Programa de Prevención Penal y que ya desde su implantación actuará acorde con el Programa de Prevención Penal, con una gestión adecuada y cercana a un buen gobierno corporativo, lo que será valorado favorablemente en el caso de que se llegase a cometer un delito en su seno, pero que además será un valor añadido de una actuación diligente del órgano de administración.

CONCLUSIONES

Independientemente de las dimensiones de la corporación, se puede crear e implantar un Programa de Prevención de Delitos, a medida y en proporción a los riesgos y circunstancias que la rodeen. Por lo que es conveniente alejarse de la idea de que una PYME o MICROPYME no sean sujetos de estos Programas, al revés, es una forma ideal de mejorar la gestión interna para contribuir a la supervivencia y crecimiento de la corporación con una cultura adecuada y responsable.

Además, en el caso de España, el tejido empresarial lo forman empresas familiares con órganos de administración unipersonales o socios que avalan con su patrimonio personal muchas operaciones de la corporación. Es especialmente importante que en estos casos exista un “saber hacer” en la gestión interna, que minimice los riesgos que sobrevuelan a estos sujetos, ya que son garantes del día a día empresaria, pero en la mayoría de los casos con falta de medios para poder llevar a cabo una buena supervisión de la totalidad de los componentes y operaciones que se realicen en la corporación.

cumplimiento

A día de hoy nos encontramos ante un elemento que, aunque no es de obligada implementación, es altamente recomendable por los beneficios que conlleva, especialmente a la propia corporación y al órgano de administración. Y que se conecta con la Ley de Sociedades de Capital en la finalidad de buscar un buen gobierno corporativo, exigiendo una especial diligencia al órgano de administración.

 

Eduardo Avilés Aranda

¿Compartimos?
Volver al blog
Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Si quieres estar al día de noticias relacionadas con el despacho y el sector de la abogacía, suscríbete a nuestro boletín de noticias.

Suscríbete

Una respuesta a “PROGRAMAS DE PREVENCIÓN DE DELITOS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Certerum Abogados. Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Hecho con por bilnea