0% cargado
14 noviembre, 2018

LA DESHEREDACIÓN (PARTE II)

Continuando con el artículo de la desheredación, nuestra abogada especializada en tramitación de herencias y procesos sucesorios, nos trae esta segunda parte.

 

¿SE PUEDE DESHEREDAR A LOS PADRES Y ASCENDIENTES?

Entendemos por desheredación la acción de privar de la legítima a un heredero forzoso, haciéndose constar en el testamento la causa por la que se le deshereda.

Las causas por las que se puede desheredar a los padres y ascendientes, se encuentran establecidas en el artículo 854 del Código Civil y son las siguientes:

  • Haber perdido la patria potestad por las causas establecidas en el artículo 170, el cual establece que:

“El padre o la madre podrán ser privados total o parcialmente de su potestad por sentencia fundada en el incumplimiento de los deberes inherentes a la misma o dictada en causa criminal o matrimonial.

Los Tribunales podrán, en beneficio e interés del hijo, acordar la recuperación de la patria potestad cuando hubiere cesado la causa que motivó la privación

  • Haber negado los alimentos a sus hijos o descendientes sin motivo legítimo

Será necesario que haya existido un requerimiento de alimentos, judicialmente o extrajudicialmente. Y en este caso el deber de alimentos se encontraría ubicado dentro del artículo 154 Código Civil como deber de los padres.

  • Haber atentado uno de los padres contra la vida del otro, si no hubiere habido entre ellos reconciliación.

Nos encontramos aquí con una situación en la cual el desheredante es persona distinta del “afectado”, por lo que nos encontramos con una relación con tres individuos: padre, madre, e hijo. En el supuesto de que los padres vuelvan a vivir juntos se entenderá que ha habido reconciliación.

Además de estas, serán justas causas para desheredarles las especificadas en el artículo 756 apartados 1º,2º,3º,5º y 6º, las cuales hacen referencia a la incapacidad de suceder por Indignidad,  entendiéndose está como:

“la privación automática, ex lege, al ofensor, salvo rehabilitación concedida por el causante ofendido, y en virtud de la comisión por aquel de cualquiera de los hechos legalmente tipificados a tal fin, de todo derecho sucesorio en la sucesión abierta de tal causante.”

Regulada en el artículo anteriormente mencionado, y establece que:

“Son incapaces de suceder por causa de indignidad:

1.º El que fuera condenado por sentencia firme por haber atentado contra la vida, o a pena grave por haber causado lesiones o por haber ejercido habitualmente violencia física o psíquica en el ámbito familiar al causante, su cónyuge, persona a la que esté unida por análoga relación de afectividad o alguno de sus descendientes o ascendientes.

2.º El que fuera condenado por sentencia firme por delitos contra la libertad, la integridad moral y la libertad e indemnidad sexual, si el ofendido es el causante, su cónyuge, la persona a la que esté unida por análoga relación de afectividad o alguno de sus descendientes o ascendientes.

Asimismo el condenado por sentencia firme a pena grave por haber cometido un delito contra los derechos y deberes familiares respecto de la herencia de la persona agraviada.

También el privado por resolución firme de la patria potestad, o removido del ejercicio de la tutela o acogimiento familiar de un menor o persona con la capacidad modificada judicialmente por causa que le sea imputable, respecto de la herencia del mismo.

3.º El que hubiese acusado al causante de delito para el que la ley señala pena grave, si es condenado por denuncia falsa.

5.º El que, con amenaza, fraude o violencia, obligare al testador a hacer testamento o a cambiarlo.

6.º El que por iguales medios impidiere a otro hacer testamento, o revocar el que tuviese hecho, o suplantare, ocultare o alterare otro posterior”.

Estas causas de indignidad dejan de surtir efectos si el testador las conocía al tiempo de hacer testamento, o si habiéndolas sabido después, las remitiere en documento público, tal y como se establece en el artículo 757 del Código Civil.

 

puedo desheredar 

 

¿QUÉ EFECTOS TENDRÍA LA DESHEREDACIÓN?

  • La desheredación sea justa, y cumpla los requisitos establecidos en la Ley, teniendo como consecuencia la privación de la legítima de la persona desheredada. Teniendo dos matices que exponeros:
  1. Las Donaciones que se hubieran recibido, no quedarían anuladas por la desheredación.
  2. Y en el caso de los hijos y descendientes del desheredado, estos ocupan el lugar de éste, conservando los derechos de los herederos forzosos respecto de la legítima, establecido en el artículo 856 del Código Civil.
  • La desheredación sea injusta, realizándose sin darse causa legal y sin cumplir los requisitos legales pertinentes, supone que el desheredado puede ejecutar la acción de rescisión para la rescisión de lo ocasionado por la desheredación. Con ello se le incluiría otra vez en el testamento.

 

Si tienes alguna duda con la desheredación sucesoria en Certerum Abogados contamos con un departamento para solucionarte tus problemas hereditarios, ocupándonos de realizar el estudio previo y la posterior tramitación, para que puedas olvidarte de las complicaciones que surgen en este tipo de asuntos.

 

Triana Guardiola Jimenez. Abogada especializada en Herencias y Sucesiones

 

¿Compartimos?
Volver al blog
Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Si quieres estar al día de noticias relacionadas con el despacho y el sector de la abogacía, suscríbete a nuestro boletín de noticias.

Certerum Abogados le informa que los datos de carácter personal que nos proporcione al completar el presente formulario serán tratados por el responsable de esta Web. La finalidad de la recogida de los datos personales solicitados es poder enviarle nuestras publicaciones sobre servicios, novedades jurídicas o artículos de nuestro blog. Para conocer los detalles de responsabilidad, almacenamiento, ejercicio de derechos y demás información sobre la protección acceda a nuestra política de privacidad

Suscríbete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Certerum Abogados. Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Hecho con por bilnea