0% cargado
1 septiembre, 2017

La vivienda familiar en caso de separación o divorcio

Vivienda familiar

Como despacho de abogados de familia, son numeros los clientes que ante un divorcio o separación no saben que hacer con la vivienda familiar. Para esto lo primero es saber que vivienda familiar es aquel bien no patrimonial al servicio del grupo o ente pluripersonal que en ella se asienta cualquiera que sea el propietario, así lo define el Tribunal Supremo en Sentencia de 31 de Diciembre de 1994 y es uno de los contenidos esenciales a tratar en los procedimientos de separación o divorcio, ya sean contenciosos o de mutuo acuerdo, pues su adjudicación quedará establecido mediante convenio regulador o quedará adjudicado a alguno de los cónyuges por sentencia judicial.

En los casos en que las partes no llegan a un acuerdo, es el Juez quien decide la adjudicación del bien a uno de los cónyuges, y para ello se tienen en cuenta las circunstancias específicas del ámbito familiar. Normalmente, cuando existen hijos menores se adjudica la vivienda habitual a aquel progenitor que tenga la guarda y custodia de los hijos menores, y que su uso se prolongue hasta que los hijos cumplan la mayoría de edad.

Éste ha sido el escenario generalizado a la hora de adjudicar el uso de la vivienda habitual familiar, pero como se ha mencionado anteriormente, hay que estudiar las circunstancias específicas en las que se encuentra la familia en el momento de la separación o el divorcio, puesto que hay otros factores a tener en cuenta, como por ejemplo:

  • Que la guarda y custodia sea compartida.
  • Que las circunstancias económicas creen un desequilibrio a una de las partes.
  • Que los hijos comunes ya sean mayores de edad en el momento de la separación y divorcio.
  • Que una vez los hijos hayan cumplido la mayoría de edad necesiten la prolongación del uso de la vivienda para el progenitor custodio.

 

Adjundicación vivienda

En todas estas circunstancias será el Juez quien debe de adjudicar el uso de la vivienda habitual por un tiempo determinado a uno o a ambos progenitores y una vez haya finalizado dicho plazo, ya sea que los hijos han cumplido la mayoría de edad, o por modificaciones económicas de alguno de los progenitores, ya pueden proceder a gestionar la venta del bien. Todo lo expuesto se encuentra recogido en el artículo 96 del Código Civil, que establece,

“En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el Juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella corresponde a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden.

Cuando algunos de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente.

No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

Para disponer de la vivienda y bienes indicados cuyo uso corresponda al cónyuge no titular se requerirá el consentimiento de ambas partes o, en su caso, autorización judicial.”

También es necesario resaltar mención del contenido del artículo 1320 del Código Civil, cuyo contenido es el que sigue,

“Para disponer de los derechos sobre la vivienda habitual y los muebles de uso ordinario de la familia, aunque tales derechos pertenezcan a uno solo de los cónyuges, se requerirá el consentimiento de ambos o, en su caso, autorización judicial.

La manifestación errónea o falsa del disponente sobre el carácter de la vivienda no perjudicará al adquirente de buena fe.”

 

uso vivienda familiar divorcio separacion

 

 

Conclusiones

Cabe la posibilidad de que en el propio procedimiento de separación o divorcio contencioso, el juez no se pronuncie en cuanto a la adjudicación de la vivienda familiar. Esta circunstancia se da principalmente en los casos en que:

-La parte que por las circunstancias sería la beneficiaria del uso de la vivienda, tiene los medios económicos necesarios para el sostenimiento de los hijos menores y de obtener una nueva vivienda.

-O por el contrario, es el cónyuge que debe de ceder el uso quien tiene los medios económicos suficientes como para hacer frente al pago de la pensión de alimentos como las necesidades de vivienda de su ex cónyuge e hijos.

 

En caso de duda sobre cualquier extremo del presente post sobre Derecho de Familia, no dude en contactar con nosotros, dispones de abogados especializados en separaciones y divorcios para afrontar, desde una perspectiva preventiva, cualquier crisis matrimonial.

Puedes pedir cita previa para nuestro despacho de abogados de Murcia, recibirás presupuesto sin compromiso sobre tu asunto.

¿Compartimos?
Volver al blog
Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Si quieres estar al día de noticias relacionadas con el despacho y el sector de la abogacía, suscríbete a nuestro boletín de noticias.

Certerum Abogados le informa que los datos de carácter personal que nos proporcione al completar el presente formulario serán tratados por el responsable de esta Web. La finalidad de la recogida de los datos personales solicitados es poder enviarle nuestras publicaciones sobre servicios, novedades jurídicas o artículos de nuestro blog. Para conocer los detalles de responsabilidad, almacenamiento, ejercicio de derechos y demás información sobre la protección acceda a nuestra política de privacidad

Suscríbete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Certerum Abogados. Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Hecho con por bilnea